ELECTRO-LIFTING

El electrolifting es una técnica destinada a la prevención y tratamiento del proceso de envejecimiento cutáneo y sus manifestaciones estéticas: desvitalización, flacidez, hipotonía muscular, etc.

Con equipo profesional de ondas múltiples eléctricas que permite estimular la reestructuración del tejido dérmico favoreciendo su  firmeza,  previniendo y reduciendo drásticamente líneas de expresión.    

El tratamiento consta  de 8 a 15 sesiones según el caso  y la edad de la persona, aunque con solo una sesión se observa cambios, nosotros recomendamos una sesión por semana. Se aplica productos de muy alta calidad elaborados en su mayoría a base de agua  hidratantes y con vitamina E, que sirven como conductores de  electricidad, al mismo tiempo revitalizan  y regeneran la piel naturalmente.

Beneficios:

  • Reduce líneas de expresión.

  • Reafirma el tejido muscular del rostro.

  • Reafirma tejidos de la piel estimulando uniones de soporte dérmico.

  • Mejora y restituye la coloración natural al activar el riego sanguíneo, permitiendo que los nutrientes lleguen a los tejidos provocando una piel sana.

  • Penetra los productos especiales y conductores de aparato humectando a profundidad.

  • Realiza drenaje linfático desintoxicando la piel y liberándola de radicales libres incrustados, procesos infecciosos y de fotoenvejecimiento.

  • Retrae los tejidos de la piel dando un aspecto de lifting sin necesidad de cirugía.

 

Duración:

  • 50 minutos aproximadamente por sesión.

 

Candidatos:

  • Personas mayores de 30 años con signos de envejecimiento prematuro o acelerado.

  • Personas con piel madura, reseca y con flacidez.

Resultados:

  • Cambio visible desde la primera sesión

  • Es acumulativo y se obtienen mejores resultados sesión tras sesión

  • Los efectos de tratamiento son duraderos, proporcionandoles mantenimiento de una sesión mensual.

Contraindicaciones:

  • Está contraindicado en: procesos micóticos, procesos infecciosos locales, acné activo papuloso, párpado superior, piezas dentarias metálicas, procesos neoplásicos subyacentes, heridas abiertas, injertos cutáneos recientes y embarazadas.